¡lo que te devoraste!

El día que el Ogro pudo haber entrado en la historia del Clásico