IMPERDIBLE

El golazo de un rosarino que amargó al Bilbao de Berizzo