profundo dolor

La Iglesia Maradoniana rosarina despide al Diez: "Es imposible no estar en llanto continuo"