TERRIBLE PATADA EN LA LIBERTADORES