Del campo a la góndola

Los consumidores pagan al menos 6 veces más de lo que cobran los productores