EL RUMOR TRASCENDIÓ EN ITALIA