DESESPERADO PEDIDO

Una beba rosarina espera un corazón para seguir viviendo