POR LA SEXÓLOGA SILVANA SAVOINI

Frecuencia sexual: ¿existe una óptima?