CALLES VIOLENTAS

Casas baleadas, el delito que marcó el pulso de la pandemia en Rosario