OPINIÓN

El instante en el que todo pudo haber cambiado