no pudo contener las lágrimas

La emoción de una niña fanática de Delpo