la ciudad

Rosario, desbordada ante la falta de control municipal: postales de un domingo caótico