CRECE LA POLÉMICA

El gobierno porteño no acató el fallo de la Justicia Federal y sostiene las clases presenciales