Especias: una función para cada sabor