OPINIÓN

¡Te juro que nunca me pasó!