MIENTRAS LOS PACIENTES DORMÍAN LA SIESTA

En plena cuarentena usaron el quincho de un hospital para comer un asado