COMO LE PASÓ A ITALIA Y ESPAÑA

Alemania, otra víctima de la maldición de los campeones del mundo