Cierra otro bar cultural en la ciudad: ya son ocho en dos años