La disputa en los barrios rosarinos

Plomo y sangre en la periferia: "El Dulce" quiere el poder