¿FIN DEL ESCÁNDALO?