LA ONU DIFUNDIÓ EL VIDEO