El gobierno provincial negó la existencia de “bandas policiales”