opinión

La deuda está saldada, capitán