La corrida cambiaria afectó a los bolsones de comida y reducen la cantidad de productos