En pie de lucha

De Buenos Aires a Rosario: la misma tradición de precarización para médicos residentes y concurrentes