¿cómo lo vivió el diego?

Maradona, de la euforia al llanto