INDIGNACIÓN

Uno más y van: robos y destrozos volvieron a golpear al club Argentino de Rosario