Una dieta baja en carbohidratos ayuda a mantener la pérdida de peso