MARADONA COMO DIOS, MESSI COMO ADÁN