¿Cambiar de trabajo o quedarse en la zona de confort?