INFORME

La calidad del aire que respiran los rosarinos es cuatro veces peor que la recomendada