tras el escándalo de la superfinal