Comer con bebidas calientes evita la fijación de las grasas