A ESTAR ATENTOS

Rosario es un horno: cómo cuidar a bebés y ancianos de posibles golpes de calor