¿UN CUENTO DE HADAS O UNA HISTORIA DE DOLOR?