La víctima, de un año, se había atragantado con comida