FEDERER, OTRA VEZ Nº 1 DEL MUNDO