Los edulcorantes no son nocivos para la salud