FUE QUIEN INCLINÓ LA BALANZA