Milagro Sala, más cerca de la prisión domiciliaria