Causa de los cuadernos

Claudio Bonadio aceptó a Clarens como arrepentido