OPINIÓN

Sin salida: paritarias trabadas