NO JUGARÁ EL MUNDIAL

La maldición que persigue al inglés Chamberlain