ALTERNATIVAS

Sistema de garantías de alquiler: ¿cómo funciona?

Se trata de un seguro caución que resuelve los habituales inconvenientes facilitando la operación, tanto para el locador, como para el locatario.

Redacción Rosario Nuestro

domingo 29 de julio, 2018

Las dificultades para obtener un respaldo de los contratos de renta inmobiliaria son una de las mayores preocupaciones tanto para inquilinos como para propietarios.

El sistema de “Garantía de Alquiler” es un seguro de caución que resuelve los habituales inconvenientes facilitando la operación, tanto para el locador, como para el locatario.

Esta póliza mostró “buenos resultados desde su lanzamiento y vuelva a tomar impulso en las actuales circunstancias, facilitando de manera rápida y eficiente el acceso a la vivienda”, explicaron a desde el Instituto Asegurador Mercantil.

La Garantía de Alquiler cubre la renta, las expensas, los impuestos, los daños a la propiedad, gastos jurídicos, responsabilidad civil (cristales, robo, incendio, entre otros), servicios de emergencias, y cobertura para el inquilino y su grupo familiar por todo el contrato.

La aseguradora promete responder en un plazo máximo de 15 días en caso de existir impagos.

El inquilino accede con requisitos mínimos, como ingresos comprobables y la posibilidad de contar con un codeudor, si su salario resultara insuficiente, para garantizar las exigencias de la operación.

El costo es equivalente a un mes y medio de renta que se abona con diversos medio de pago, y la operación carece de gastos de informes y comisiones y se puede precalificar online.

Por su parte, el propietario obtiene con esta póliza el respaldo que exige: inquilino con ingresos comprobados y suficientes, certeza respecto del pago de la renta mensual en tiempo y forma, también de los servicios y resguardos en el cuidado de la propiedad.

A su vez, se libera del problema que significaría la eventual necesidad de ejecutar las garantías en caso de incumplimientos.

El de la garantía propietaria, suele ser uno de los obstáculos más difíciles de salvar y en innumerables ocasiones impide el buen término del acuerdo. Las altas exigencias de los propietarios para resguardar su bien, confrontan con las dificultades de los locadores para conseguir los avales requeridos.

No siempre hay familiares o amigos disponibles y dispuestos para salvar la situación. Por eso, esta cobertura ofrece una solución eficiente y accesible para acercar a las partes. Aplica tanto para alquileres de viviendas familiares, oficinas profesionales o comercios”.

Comentarios