Silvio Soldán: "Si a esta altura de mi vida tengo que elegir entre todo lo que hice, me quedo con la radio"

Este jueves la radio en Argentina cumple 100 años. En ese marco, una de las voces más influyentes contó sus primeros pasos en el medio, relató qué significa la radio para él, y dio a conocer algunas anécdotas: amoríos, peleas, y hasta ser amenazado de muerte.


Un 27 de agosto de 1920 un grupo de aficionados, formado por Enrique Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica, transmitió la ópera Parsifal de Richard Wagner en vivo desde la terraza del teatro Coliseo en Buenos Aires y materializó la primera emisión de radio en Argentina.

Este jueves habrán pasado 100 años de aquel momento que marcó un antes y un después en los argentinos. Aquel día, nació un medio de comunicación que acompaña, enseña, educa, entretiene e informa.

Sin dudas, una de las voces más influyentes del país fue la de Silvio Soldán. El locutor, actor, presentador de televisión, de radio, compositor y cantante, oriundo de Colonia Belgrano, contó sus primeros pasos, recordó anécdotas, amoríos, y demostró su amor por la radiofusión.

En tiempos de pandemia y de coronavirus "hay que cuidarse, más yo que tengo algunos años. Igual, no tantos como la radio", bromeó el locutor al aire de Viva la Vida por Radio Mitre Rosario. 

"Comencé a trabajar en radio como actor, mi vocación era actoral, no de locutor. Comencé haciendo bolos en radioteatros, que estaban muy de moda en aquella época. En el año 1957 Radio El Mundo buscaba la pareja radioteatral con un jurado impresionante, y gané, gané la pareja juvenil", recordó Soldán, con ese imponente tono de voz que a sus 85 años, todavía conserva intacto.

"Cuando llega la televisión mi historia cambia totalmente, si bien seguía haciendo radio. Tuve la fortuna de hacer varios ciclos, algunos fueron muy importantes, como Matinata, por radio El Mundo".

Recordando viejos años en diferentes medios de comunicación, reafirmó: "Si a esta altura de mi vida tengo que elegir entre todo lo que hice, me quedo con la radio. Entre radio y televisión, un lugar importante de mi corazón lo tiene la radio sin dudas".

"Para mi la radio es mi gran novia, la quiero la quise y la seguiré queriendo como oyente", destacó.

Preguntado si su voz tan particular le fue de ayuda con su relación con las mujeres, respondió: “Sí claro, es un aliado fantástico, por lo menos para mi lo fue. Yo escribo poemas y eso también ayuda mucho".

Por último, recordó una insólita anécdota, entre tantos años de radio: “En aquella época no habían los medios de ahora, estaba el teléfono y la correspondencia, o sea, las cartas. Carta de oyentes enamoradísimas, muchísimas, y también conflictos con maridos, mil cosas. Gente que me quiso matar, políticos. Trabajé con Hugo Gambini, y él criticaba mucho a un candidato político de aquella época. Un día, nos aparecieron dos tipos armados a la salida de la radio, y nos dijeron que ‘la próxima vez que lo nombren (al candidato político) se van a encontrar con nosotros y no va a ser tan agradable como ahora’, nos pegamos un susto”.