la foto que recorrió el país

"Si nuestra foto causó tantas cosas lindas en la gente, al mundo le debe estar faltando un poco de romanticismo"

Así fue la reflexión de los abuelos rosarinos que fueron fotografiados de la mano mientras esperaban recibir la vacuna contra el coronavirus.


"Si nuestra foto causó tantas cosas lindas en la gente, al mundo le debe estar faltando un poco de romanticismo", aseguraron Domingo y María Teresa, los dos abuelos que fueron fotografiados de la mano cuando esperaban recibir la vacuna contra el coronavirus en Rosario.

La imagen recorrió el país rápidamente por distintas redes sociales y tiene como protagonistas a Domingo Moscato (86 años) y a María Teresa Dakak (78), una pareja de "novios" que lleva más de 47 años juntos.

"Nosotros estamos casados pero vivimos como novios hasta el día de hoy porque uno puede tener rencillas pero si hay amor, todo se reconcilia", dijo Domingo en una entrevista con la agencia Télam.

"Somos inseparables, compartimos todo lo que podemos y nos ayudamos mutuamente desde que nos conocimos", enfatiza, por su parte, María Teresa.

La foto en la que se los ve sentados en sillas ubicadas en paralelo unidos por sus manos y abrigados hasta los ojos para protegerse del frío, recorrió los portales de noticias y redes sociales de usuarios de Rosario y rápidamente se hizo viral en otros puntos del país.

Fue una sobrina del matrimonio la que realizó el trámite para la vacunación de ambos ya que Domingo no estaba muy seguro de ser inoculado. "Son esas locuras que uno tiene -reconoce-. No quería vacunarme pero mi sobrina, que es la que sabe, me dijo que tenía que hacerlo y lo hice".

De todas formas, hoy celebran estar inmunizados: "Es una preocupación menos, sobre todo para nuestra sobrina que nos pedía que fuéramos a vacunarnos".

En Rosario, conforme a los responsables de la campaña de inmunización contra la Covid-19, el 82 por ciento de los adultos mayores de 60 años ya recibieron la primera dosis de las vacunas.

María Teresa se muestra complacida por la atención que recibió junto a Domingo: "Sentí una enorme satisfacción de ver lo bien que estaba organizado todo en el vacunatorio, es un orgullo lo bien que nos trataron".

La pareja fue vacunada el miércoles pasado por la tarde con la primera dosis de Sputnik V, luego de haber pedido el turno el día anterior.

Desde una reposera en su casa del barrio Echesortu, Domingo asegura: "No sé por qué ha causado tanto alboroto una foto en la que me veo aferrado a mi esposa. Me dicen que hasta la han subido a las redes que hay ahora".

"Dicen que genera mucha ternura y hasta el Presidente (Alberto Fernández) la vio", agrega, sin ánimo de ocultar orgullo.

Y agrega: "Es muy lindo que se interese por nosotros dos. Yo le agradezco profundamente al Presidente, por más que yo no sea de su signo político. Eso no interesa; él es el Presidente de todos los argentinos por igual".

María Teresa es descendiente de sirio libaneses. De aquellas raíces provino su pasión por ser -y destacarse- como odalisca en su juventud. "Yo me dedicaba al baile, cantaba en coros y tocaba piano y guitarra, el arte era mi esencia", rememora.

Domingo también se dedicó al arte en sus años mozos, cuando tocaba el bandoneón y hasta llegó a tener su propia orquesta. "Dicen que era bueno -suelta-. Yo no te puedo decir. Sería pedantería".

Hace 47 años que están juntos, se conocieron gracias a una amiga en común que los presentó en una fiesta de la aseguradora en la que él trabajaba.

María Teresa sufrió hace tiempo un problema de salud que comprometió su movilidad y hoy pasa mucho tiempo en cama. "Fue todo un triunfo levantarla y llevarla a vacunarse", cuenta Domingo.

Ambos agradecieron a los médicos y voluntarios que los recibieron el día de la vacunación, y remarcan al respecto: "Fueron todos muy amables y muy profesionales; estaremos siempre agradecidos".

Consultado por los ecos de la foto en el vacunario junto a su mujer, Domingo lanza carcajadas: y entre ellas dice: "Nunca conseguí ni diez minutos en una radio con la orquesta y ahora una foto hace que me llamen todos. Si nuestra foto causó tantas cosas lindas en la gente, al mundo le debe estar faltando un poco de romanticismo".

x
Paladini flotante