NATACIÓN DE AGUAS ABIERTAS

Se presentó oficialmente la Maratón Acuática en Rosario


Luego de cuatro años, el próximo sábado Rosario volverá a recibir una edición de la Maratón Acuática Internacional que en esta ocasión se incorpora al calendario de la Federación Internacional de Natación.

En un acto protocolar en el Salón Carrasco de la Municipalidad de Rosario y con la presencia de la intendenta Mónica Fein y autoridades municipales, provinciales y organizadores, se formalizó la bienvenida para los deportistas que pugnarán por la victoria.

Los deportistas posaron junto a las autoridades municipales y provinciales en la presentación.

Serán un total de veintitrés nadadores los que intentarán completar las 7 vueltas del circuito de 2.150 metros, alcanzando de esta manera los 15 kilómetros reglamentarios, diagramado en el Balneario La Florida. La competencia tendrá 10.000 dólares en premios y es en una de las seis carreras que posee el calendario FINA 2019 de ultramaratones de aguas abiertas.

Julia Arino y Franco Gamarra serán los representantes locales que se vienen preparando desde hace varias semanas juntos a sus entrenadores Germán Calvelo y Gustavo D’Andrea. Junto a ellos y otros argentinos, competirán nadadores de Italia, Macedonia, Brasil, Ecuador y Venezuela.

Un trofeo imponente estará en juego en la vuelta de Rosario al calendario de la Federación Internacional.

Entre los inscriptos están los italianos Barbará Pozzobon y Edoardo Stochino, primeros de sus respectivos rankings mundiales. Además entre los argentinos dirán presentes el histórico Damián Blaum, campeón del mundo 2013, Pilar Geijo y Cecilia Biagioli, tercera y cuarta respectivamente en el ranking; y Guillermo Bértola, segundo en el escalafón mundial de la especialidad y campeón del mundo 2017.

En total serán 14 varones y 9 mujeres que estarán en la largada de la 21ª edición de la Maratón Acuática Internacional Ciudad de Rosario prevista para las 15.30 horas

Las autoridades de la ciudad le dieron la bienvenida a la numerosa concurrencia.

La prueba que comenzó a desarrollarse en 1995, lo hizo ininterrumpidamente hasta el año 2015. Ahora tras un impasse, regresa al imponente río Paraná con una característica particular entre las fechas del circuito internacional ya que será la única que podrá seguirse íntegramente desde tierra firme dada su particularidad de desarrollarse en un circuito delimitado volviéndose sumamente atractiva e interesante para los nadadores y el público en general.