preocupación en el sector

Restaurantes con pocas reservas: gastronómicos esperan que la situación se revierta con los festejos por el día de la madre

Desde el Paseo Pellegrini informaron que hasta hoy sólo hay un 50 por ciento de reservas y ya deberían tener cubierto un 75 por ciento.  Igual no todo está dicho y aseguran que muchas familias pueden decidirlo hasta al último.


El domingo llega el Día de la Madre y, en representación del sector gastronómico, Alejandro Pastore del Paseo Pellegrini dijo a este medio que, los establecimientos que cuentan con un perfil más familiar, están promediando el 50 por ciento de las reservas, mientras que otros están en niveles más bajos.

Por otra parte reconoció que, en otros años, esa cifra rondaba el 75 por ciento. Posteriormente explicó que este domingo festivo suele contraponerse con la noche del sábado previo, día muy flojo históricamente. Este suele ser para ellos el mejor domingo del año, pero parece que esta vez la realidad será otra totalmente distinta.

Hay establecimientos que preparan promociones especiales de desayunos y almuerzos acorde a la crisis que vive el país. Sin embargo, se estima que el consumo para un grupo familiar promedio no bajará de $250 o $300 por persona aún con los descuentos.

“Hay gente que antes salía con su familia y ahora le busca la vuelta y almuerza en su casa, de cualquier manera tenemos mucha expectativa”, manifestó Pastore. Desde su experiencia señaló que hay muchas familias toman esta decisión a último momento y acuden a los restaurantes sin reserva.

En ese sentido y en comparación con otras fechas importantes y similares, como el Día del Padre, aseguró que no tienen la misma dinámica y que este año todas ellas fueron muy flojas. “Esto es producto de todo lo que está sucediendo, de la poca disponibilidad de efectivo con el que cuenta la gente”, remarcó.

Sobre  la situación del sector en particular dijo que es un muy mal año, y que hay una caída del 15 por ciento, en comparación con el año pasado y esto se suma a la baja de los últimos cuatro años.   Pastore afirmó que en este tipo de contexto los primero que recortan los consumidores el el ocio y esparcimiento. Y quienes siguen con la costumbre de salir a  comer, bajan sus pretensiones, buscan precio, achican las porciones y se adhieren a las promociones que ofrecen los restaurantes.