UN PROBLEMA CENTRAL

Quién será el heredero de la 9 de Ruben: ¿apostarán por los pibes canallas o saldrán al mercado?

El referente auriazul anunció que no jugará más por lo que resta del 2020 y ahora la incógnita pasa por saber con qué centrodelantero lo reemplazará el Kily González.


Marco Ruben anunció que no volverá a jugar profesionalmente en lo que resta del 2020 y recién en diciembre se sabrá si esta pausa a su carrera es definitiva o regresará a las canchas. Esto le trae sin dudas un problema Central a los dirigentes y al entrenador, Cristian González, que deberán definir si van a la carga por un sustituto en el mercado de pases o apuestan por los juveniles del club, que bien conoce el técnico.

Cabe recordar que el plantel de primera auriazul se quedó acéfalo de centrodelanteros de experiencia, ya que a la baja del principal referente se le suma las de Claudio Riaño, cuyo contrato también venció el 30 de junio y con el pase en su poder firmó su incorporación a Central Córdoba de Santiago del Estero, y Sebastián Ribas, que volvió a Lanús, club dueño de su pase.

En las últimas horas trascendió que la idea de los directivos no es salir al mercado de forma acelerada y mucho menos ante una delicada situación económica. El viernes pasado, el vicepresidente Ricardo Carloni aseguró que con una transferencia solucianarán las deudas referidas a cheques rechazados por carecer de fondos y ni hablar que otra venta equilibraría mucho más las arcas de la entidad de Arroyito, que quedaron aún más flacas debido a la pandemia.

Por lo tanto, mientras no se desprendan de uno o dos jugadores (en estos meses de párate hubo sondeos por Jeremías Ledesma y Joaquín Pereyra), parece difícil que haya una arremetida canalla en el mercado y más aún en un puesto de los más cotizados, incluso en este particular momento. El escenario entonces, indica que la prioridad será que el Kily tenga listos a los chicos de la cantera que él mismo promovió para que empiecen a entrenar en el plantel principal.

Se trata de Ignacio Russo, hijo de Miguel Ángel Russo, y de Luca Martínez Dupuy, ambos con mucho rodaje en la Reserva durante la última temporada bajo las órdenes del mundialista en Corea-Japón 2002. El primogénito del actual DT de Boca firmó en marzo pasado su primer contrato profesional con duración hasta el 30 de junio de 2022.  Durante la última temporada en Reserva, este atacante rosarino de 19 años anotó cinco goles en 18 encuentros disputados.

Por su parte, Martínez Dupuy estampó su rubrica hace pocas semanas, más precisamente el 15 de julio. Estará ligado a Central hasta diciembre de 2022. Nació en San Luis Potosí, México, hace 19 años, y anotó en cuatro años durante el último campeonato de la divisional en el que jugó 17 encuentros.