La disputa en los barrios rosarinos

¿Quién es la novia de Alan Funes?

La joven detenida proviene de un linaje tristemente célebre.

Redacción Rosario Nuestro

miércoles 24 de enero, 2018

La detención de Alan Funes sacudió el ambiente jurídico, policial y criminal de la ciudad. El joven, que estuvo prófugo durante trece días, fue enviado a la Cárcel de Piñero a la espera de que la Justicia determine su responsabilidad en diversos ilícitos. Junto a él cayó Jorgelina S., su novia, una chica que porta un apellido célebre de la historia narco de la ciudad.

Legado familiar

Su nombre era desconocido hasta hace poco tiempo. En mayo del año pasado, en medio de un operativo realizado en barrio Tablada Jorgelina fue detenida y un viejo policía, en off, ventiló las letras que seguían a la inicial de su apellido. “Es la sobrina de Mingo”, dijo en voz baja y los tipos que conocen la historia del crimen local quedaron impactados.

“Mingo” Selerpe fue un peso pesado de Tablada. A comienzos del 2000 dominó la mitad del territorio del barrio de la zona sur y desde allí encabezó una de las primeras sangrías narcocriminales que tuvo la ciudad. Su enemigo era Guillermo “Torombolo” Pérez y luego de varios años de tiros y muertes ambos perdieron su vida bajo el rigor del plomo.

Torombolo falleció tras las rejas, por una vieja herida mal curada de un escopetazo. La caída de Mingo fue cinematográfica.

El último ataque

Luego de años de disputa “Mingo” Selerpe abandonó Tablada. No pudo resistir el fuego cruzado y se refugió en Villa Itatí, en una casa de Pueyrredón al 4200, junto a su mujer y su pequeña hija.

Pero el pasado acecha y la noche del 21 de febrero de 2010 Mingo no cerró la puerta de su casa. Dos pistoleros se metieron y le dieron la oportunidad a Selerpe de sacar a su familia del lugar. Las llevó hasta una pieza y volvió.

Hubo un momento de silencio, se escuchó una lluvia de disparos y cuando el fuego cesó “Mingo” era el único que estaba en pie. Abel Argañarás, de 21 años, estaba muerto con cinco tiros en el cuerpo. Su acompañante Celso Hugo Aguirre, de 35, sufrió la misma suerte: una bala se le incrustó en el ojo derecho.

“Mingo” Selerpe, que tenía 52 años, aguantó a que llegara la ambulancia, pero camino al Heca falleció.

 

Comentarios